Si quieres saber dónde comer en Huesca, pero también quieres descubrir un municipio con encanto, te invitamos a que continúes leyendo este post, pues vamos a presentarte un bonito lugar, Bolea, que está ubicado en la provincia de Huesca.

Antes de buscar dónde comer en Huesca te vamos a invitar a que des un paseo por la localidad de Bolea, donde vas a encontrar algunos monumentos con muchísimo encanto. En primer lugar, comentarte que es la capitalidad del municipio de La Sotonera y se encuentra a las faldas de la sierra de Gratal y de la sierra de Caballera. Se ubica a 20 kilómetros de la ciudad de Huesca.

El monumento más destacado es la Colegiata de Santa María la Mayor, una iglesia gótica del siglo XVI, que fue construida sobre los terrenos del antiguo castillo árabe, cuyos muros aún se conservan. Sigue el estilo de la Catedral de Huesca y de la Catedral de Barbastro así que podemos decir que se trata de un elemento arquitectónico típico del Renacimiento aragonés.

También vas a poder visitar los restos de la antigua villa romana de "Calagurris Fibularia", los restos del poblado ibérico de Betance y los restos de la antigua fortaleza musulmana. Además, si decides visitarla en la festividad de San Antonio, el 13 de junio, podrás asistir a la Feria de la Cereza, donde en la Plaza Mayor de Bolea se venden al visitante miles de kilos de cerezas, lo que supone un acontecimiento único.

Tras este paseo, nada mejor que hacer una parada para comer y en el Restaurante Casa Rufino vamos a ofrecerte guisos típicos de la comarca, carnes a la brasa y, por supuesto, las típicas cerezas. Ven a conocernos, estamos seguros de que tanto nuestro entorno como nuestra cocina van a hacerte disfrutar. ¿A qué esperas para venir?