Cuando no se sabe dónde comer en Huesca, entonces la respuesta hay que buscarla en donde ofrezcan calidad y producto. Huesca es conocida por sus carnes asadas y por sus guisos, que traen a los paladares los sabores locales inconfundibles, llenos de tradición. Uno de esos platos que no puede faltar en ningún restaurante oscense es el guiso del pollo o del cordero al chilindrón. Pero ¿cómo maridarlo adecuadamente?

¿Dónde comer en Huesca? La clave está en el pollo y el cordero al chilindrón. Este plato representativo de esta comunidad aragonesa es sabroso y viene acompañado de productos de la huerta como el tomate o el pimiento rojo. Según la norma de maridaje, las carnes blancas, como el pollo, deben maridarse con vinos blancos. Sin embargo, toda norma tiene su excepción y este guiso requiere de una selección de vinos que vayan bien con sus características.

Por muy sorprendente que pueda parecer, el pollo al chilindrón marida perfectamente con un vino tinto de la zona, como puede ser cualquiera de la variedad Somontano, aportando este un toque aromático afrutado al conjunto. También un vino blanco tipo garnacha blanca le añadiría matices suaves y cálidos, conservando todo el sabor original.

La acidez del vino tinto Somontano lo convierte en un acompañamiento ideal también del cordero al chilindrón. Pero sin duda, la variedad Syrah aporta sabores nuevos a coco, trufa, higos, menta o especias, creando un conjunto culinario digno de los paladares más selectos en cualquiera de las formas de chilindrón.

En el Restaurante Casa Rufino preparamos los mejores guisos tradicionales oscenses junto con las típicas carnes locales a la brasa. Disponemos de una amplia carta de vinos de Somontano que acompañará a cada plato añadiéndole un gran valor gastronómico. Además, ponemos a disposición de nuestros clientes un alojamiento para poder conocer el entorno privilegiado donde nos encontramos.